De lo local a lo global: el trabajo de ENLACE con las personas y en las instituciones europeas

Publicado por:

Rocío (nombre ficticio) llegó muy nerviosa a la cita con nuestro servicio de asesoramiento jurídico. Pensaba que iba a tener que entrar en prisión por unos hurtos que había cometido con su ex novio en una época en la que tomaban mucha cocaína los dos. Ahora había reducido el consumo, aunque algunos fines de semana seguía picoteando. La atendimos abajo, en la cafetería del barrio, para que estuviera más relajada mientras fumaba y se tomaba un refresco. Tenía diagnosticado un trastorno de la personalidad pero no acudía con regularidad a las citas con su psiquiatra en Salud Mental, ahora le recomendamos que también tenía que acudir al Centro de Tratamiento de Adicciones. Además de la preocupación que le causaba la condena por los delitos de hurto, también estaba muy intranquila porque su ex novio seguía escribiéndole mensajes para que volviera a consumir con él. Recuerdo a Rocío como a una chica muy angustiada, desorientada y frágil, que empezaba a tomar conciencia de unos problemas que ya se le habían hecho demasiado grandes.

Procuramos atenderla, como siempre, de una manera cercana y cálida, que no está reñida con la profesionalidad. Conseguimos que no tuviera que entrar en prisión sino que fuera derivada al Programa Puente Extendido para cumplir una condena de trabajos en beneficio a la comunidad, que estuvo adaptada a sus necesidades, especialmente a la concurrencia de enfermedad psiquiátrica y consumo de sustancias. Nos coordinamos con el sistema de Salud Mental, la Red de Adicciones y el sistema penitenciario. La derivamos al Programa Brújula de Liberación, para que le dieran el apoyo psicológico extra que necesitaba en relación a su ex novio. En definitiva, hicimos una intervención integral, con perspectiva de género y enfoque bio-psico-social, que permitió que Rocío mejorara su bienestar y autonomía y que no cayera por la pendiente de la exclusión social, que suele llevar aparejado el paso por la cárcel.

Este es una historia de las muchas que pasan por ENLACE y por el resto de las entidades que forman parte de este movimiento asociativo andaluz. Es una historia de una persona con problemas que encuentra el apoyo que necesita. Es una historia de una sociedad que cuida de las personas cuando están pasando por un periodo difícil.

Aunque parezca una historia pequeña y local, en realidad es una historia que está muy relacionada con el trabajo que hace ENLACE en las instituciones europeas. Desde hace más de 10 años participamos en el Foro Europeo de la Sociedad Civil, un grupo consultivo de la Comisión Europea, y llevamos historias como esta para que las escuchen las personas que toman decisiones en Bruselas. Esta historia tiene que ver con la inclusión de la patología dual como prioridad en el último Plan de Acción Europeo sobre Drogas. Tiene que ver con las Conclusiones del Consejo de Europa promoviendo el uso de alternativas a la prisión. Tiene que ver con la declaración del Foro Europeo de este último 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, reclamando unas políticas de drogas con visión feminista.

Ahora podemos usar esos documentos europeos para fundamentar nuestros proyectos aquí, en Andalucía, para exigir que las políticas de drogas no den pasos atrás sino que avancen hacia una mayor justicia social. Por eso, lo importante de nuestro trabajo en Europa es hacer que lo local influya en lo global, y que lo global, lo que viene de Europa, nos ayude a seguir haciendo un buen trabajo con las personas que lo necesitan. Porque esa es nuestra razón de ser. Porque historias como la de Rocío son las que dan sentido a todo.

0
  Entradas relacionadas
  • No related posts found.

Añadir un comentario


cinco × 2 =