Las Federaciones Andaluzas de Adicciones critican las declaraciones del consejero de Educación y Deporte sobre el juego

Publicado por:

Ante las recientes declaraciones realizadas por el Sr. Imbroda en el Parlamento Andaluz, responsabilizando a jóvenes y familias de las adicciones al juego y a las casas de apuestas, todas las Federaciones Andaluzas (ENLACE, Redes, FAJER, FAAR y Al-Andalus) suscriben el siguiente comunicado:

  1. La responsabilidad individual y de las familias no excluye la exigencia de que los organismos competentes actúen, igualmente, con responsabilidad. Y en todo caso, si parten de esta premisa, podríamos preguntarnos por qué no abogan por la responsabilidad personal y familiar cuando se trata del consumo de heroína, por ejemplo. A nadie se le ocurriría vender droga a 150 metros de un colegio y justificarlo con que “debemos ser responsables”.
  2. La política de la Junta de Andalucía es, claramente, favorable a las poderosas empresas que se enriquecen con el negocio del juego, y esto, a costa del dinero de quienes juegan. El juego no aporta nada a quienes juegan, aporta muy poco a la sociedad (vía impuestos, cada vez más bajos y normalmente con sedes impositivas en lugares lejanos) y aporta muchísimo a las empresas del juego (que no son andaluzas, por supuesto). Como suele decirse, la única manera de ganar algo con el juego es teniendo acciones de las empresas que explotan el negocio.
  3. Ciertos programas educativos puestos en marcha en las escuelas son una forma de blanquear a las empresas que se enriquecen con el juego. Nos referimos, por ejemplo, al Proyecto FES, impulsado por la Plataforma para el Juego Sostenible (formada por empresas de juego presencial) y apoyado públicamente por la Junta de Andalucía como un “valioso ejemplo de colaboración público-privada”. Han puesto al lobo a cuidar a las ovejas, y parece ser que las entidades de adicciones quedamos para hacer el trabajo ingrato de atender a las ovejas “descarriadas”.
  4. El juego es un problema que afecta a las personas, a las familias y a la sociedad en general. No aporta beneficios estimables para quienes juegan, y utiliza mecanismos de muy dudosa legitimidad para atraer a las personas más vulnerables. En el mapa de nuestras ciudades y pueblos, basta una pequeña mirada para descubrir dónde deciden instalar sus negocios.
  5. Es llamativo que no se permita a los Ayuntamientos regular este asunto, y es llamativo que sean los Ayuntamientos precisamente (que están muy cerca de la realidad social) quienes más insistan en la necesidad de limitar la muy preocupante expansión de estos negocios que chupan la sangre a tantas familias.
  6. La realidad es que cada vez más personas tienen problemas con el juego, y en esto no es inocente la política que se hace desde las instituciones públicas, claramente más alineada con los intereses del lobby del juego que con los intereses de las familias y de las entidades que intervienen en el sector.
0
  Entradas relacionadas
  • No related posts found.

Añadir un comentario


diecisiete + 13 =